[ impresoras ]

La conectividad como palanca de crecimiento y optimización de la producción

¿Conoces el significado de conectividad? ¿Crees que nos referimos a la interacción entre personas? ¿O quizás a la conexión entre personas y dispositivos? ¿Valoras que la conectividad también abarque un canal de comunicación entre dispositivos electrónicos?

 

La conectividad es uno de esos términos ambiguos, cuyo significado depende directamente del contexto en el que esté enmarcado. Sin embargo, cuando hablamos del entorno industrial y de procesos de producción, esta solo se puede regir por unos parámetros y significantes: se refiere a la capacidad que tienen las máquinas o dispositivos, de comunicarse recíprocamente. Esa interconexión entre terminales, es la dirección en la que los fabricantes se han estado moviendo desde que producimos en masa. Concretamente, desde el sigulo XIX hemos vivido una transición gradual desde las máquinas individuales que realizan sus tareas de forma aislada, pasando por la introducción de la automatización a mediados del XX y hasta la Industria 4.0 con la digitalización. Las líneas de producción actuales están cada vez más equipadas con sistemas inteligentes capaces de crear y compartir información mediante conexiones digitales.

Aprendizaje automático

Esa conectividad es quien genera nuevas posibilidades para optimizar los procesos de producción. El resultado de esta conectividad, implica tener en cuenta un flujo de información entre terminales que revela cuellos de botella y también oportunidades para ser más eficientes.

El entorno de la codificación y marcación industrial no es una excepción. Hay múltiples beneficios que se pueden obtener de una impresora capaz de interactuar sin barreras con todas las máquinas en la línea de producción. Así, la conectividad se consolida como una característica valiosa en cualquier impresora por tres razones:

  1. Decirle cuándo imprimir a medida que pasa el producto.
  2. Para guiarle en qué información imprimir. Por ejemplo, la fecha de caducidad, los números de lote, el código de producto, si está conectado a básculas digitales, el peso del producto…etc.
  3. Para permitir que la impresora hable con el resto de la línea de producción existen diversos canales. Se puede enviar un informe sobre el nivel de tinta, el estado de rendimiento o los números de impresión y se puede enseñar a la siguiente máquina para que se alinee en el momento exacto, consiguiendo una eficiencia óptima.

El uso de las impresoras inteligentes es una tendencia al alza. No podemos olvidar que en la actualidad no solo importa una fecha de caducidad, sino que ahora es necesario marcar otros muchos datos. En particular, hay fabricantes que están imprimiendo detalles como códigos de barras, números de lote, códigos QR y DataMatrix o gráficos en respuesta a los requisitos de los reguladores sobre trazabilidad de productos e información precisa y fácil de entender para el consumidor. Con un sistema conectado, se puede imprimir esta información variable y no es un problema que cambie continuamente. Además, los operadores ya no tienen que detener la línea de producción para actualizar el texto en cuestión, sino que la información variable fluye de las bases de datos directamente a la impresora en el instante, lo que maximiza el tiempo de actividad y la precisión de la producción.

Teniendo todo esto en cuenta, no sorprende que la conectividad se haya convertido en una palabra de moda, en una ventaja competitiva y hasta en marketing. Sin embargo, mientras que muchas empresas reclaman en sus dispositivos una conectividad excelente, otros se quedan cortos. La conectividad no significa que una impresora pueda conectarse con un número determinado de programas de software o necesite un cable en particular. Conectividad significa realmente contar con una máquina diseñada para comunicarse con otros dispositivos a través de un gran número de interfaces abiertas y fáciles de usar. Asimismo, esta máquina debe construirse en torno a una arquitectura de software abierto para que pueda comunicarse con cualquier sistema añadido a la red de cara al futuro.

in-line 12

Impresoras preparadas para el futuro

Las impresoras compactas edding ofrecen esa conectividad y están listas para lo que viene en el futuro. Hay impresoras industriales más baratas disponibles, pero no ofrecen las diversas opciones de conectividad que vienen con la edding In Line 12 y la portátil 12. Estas impresoras son compatibles con DCHP, SMTP Mail, HTML5 e incluso SNMP para la conexión a sistemas de control de fabricación o ERP; y se conectan a cualquier dispositivo final a través de Ethernet, WiFi o Bluetooth. También tienen la versatilidad de controlar el dispositivo a través de un navegador web en un móvil, portátil o la pantalla táctil instalada en la propia impresora.

Sin lugar a dudas, es la conectividad la que proporciona a los fabricantes un beneficio tan valioso en un contexto como el actual. Durante la crisis del COVID-19, es evidente que existe una necesidad de mantener las líneas de producción funcionando en las industrias que fabrican productos esenciales. Sin embargo, el bloqueo impuesto en muchos países hace que sea difícil, o incluso imposible, obtener soporte técnico in situ si se produce un problema. Con las impresoras compactas edding, eso no es un riesgo. La In Line 12 y la portátil 12 han sido diseñadas para estar libres de mantenimiento, y en el improbable caso de que se produjera un problema, su potente conectividad facilita una solución inmediata a través de un navegador estándar.

Para ayudar a mantener el suministro ininterrumpido de productos esenciales, hemos puesto nuestras impresoras a su disposición para alquilarlas durante la duración de esta crisis. Obtenga más información sobre nuestro nuevo servicio de alquiler para clientes y hable con nosotros aquí.

Temas
Últimasnewsimpresoras